Veronique FIÈVRE

La paciencia, la observación y la contemplación son los tres elementos que constituyen la obra de Véronique Fièvre. Su enfoque de la realidad está relacionado con el enfoque que tiene de la pintura.
Contemplar la ciudad por la noche, una calle debajo de un puente, son acciones cuotidianas, banales observaciones de la realidad que son descompuestas y reunidas creando un equilibrio y una armonía.

Véronique Fièvre se inspira principalmente en sus paseos, capturando detalles de lo que la rodea, las formas y los colores. Impulsiva y espontánea, la artista pinta con un cuchillo y después repasa la tela, raspando atenta a las texturas, los relieves y necesita a veces otras capas de colores olvidados.

Sus obras abstractas constituidas por imágenes y sensaciones, revelan poco a poco sus misterios. Así la realidad aparece. Un trazo, un techo, una ventana, un elemento de arquitectura, siluetas de montaña, pedazos de paisaje son suficientes para representar una ciudad, un ambiente, un momento, un recuerdo. Este viaje artístico profundo es en realidad una búsqueda de la emoción, lo frágil y esencial.

Precio habitual $ 27,960
Dimensión: 50x50 cm
Técnica: Acrílico

^

Usamos cookies que nos permiten brindar una mejor experiencia en el sitio. Más info Aceptar